2

¿Necesitamos una marca personal?

El desarrollo y el cuidado de una marca personal se ha convertido en una necesidad para todas aquellas personas que intenten destacar en su trabajo o poder vivir de aquello que les apasiona. Actualmente, tener una carrera, un máster o dominar un par de idiomas, aunque está claro que es muy importante, no son méritos suficientes para destacar de una forma clara sobre quienes componen nuestra competencia.

pencils-447481_1920

 

 

En realidad todo el mundo tiene una marca personal, le guste o no. Esto es así porque todo el mundo tiene algo que le hace diferente. Las personas que nos rodean nos perciben de una forma u otra dependiendo de la imagen que proyectemos, por lo tanto, todos tenemos una marca personal, la cuidemos o no. Se puede llamar marca personal o impresiones que transmitimos, lo que esta claro es que nos beneficiará proyectarla de forma intencional para poder cuidarla.

Trabajar en a la proyección de esta marca no significa tratar de vendernos utilizando algo que no somos sino todo lo contrario. Creo que la clave está en buscar aquello que nos motiva , que nos hace disfrutar y sentirnos cómodos. Una vez que lo hayamos encontrado, el siguiente paso será potenciarlo. Una marca personal cuidada aporta un claro valor añadido al profesional y le aleja de ser un CV más en un proceso de selección.

Creo que las dos bases sobre las que se debe asentar una marca personal exitosa son la diferenciación y la coherencia. La primera es vital porque será nuestra seña de identidad y lo que nos permitirá no ser “uno más”. La segunda será la que haga de nuestra marca algo sólido, creíble y con continuidad. Si olvidamos la coherencia y tratamos de mostrarnos de una forma completamente distinta dependiendo de la situación, sin pensar en como somos en realidad, nuestra marca personal se volverá contra nosotros y acabará con nuestra credibilidad. Si construimos nuestra marca sobre algo que no somos difícilmente podremos mantenerla porque llegaremos a la conclusión de que los primeros engañados somos nosotros mismos.

Para terminar os voy a contar una anécdota que me ha venido a la cabeza mientras escribía este post y está muy relacionada con este tema. “No seas el mejor, lucha por ser diferente” Así concluyó Rayko Lorenzo (@raykolorenzo) su master class en la Escuela de Protocolo de Granada durante la clausura del curso pasado. Si habéis tenido el placer de conocer a Rayko sabréis que es un crack en esto del personal branding (si no, recomiendo seguirle en Twitter) .

Esta frase me dejo un poco descolocado porque siempre había oído que lo más importante para triunfar es aspirar a ser el mejor, pero tiene mucho sentido. El número uno en cualquier disciplina es efímero, va cambiando con el tiempo, y olvidando al anterior. Probablemente no nos acordemos de todos los “números uno”, pero si recordaremos a quien nos transmitió  algo especial que no habíamos visto antes. Rayko puso a Andrés Iniesta como ejemplo de un profesional que no necesita estar en todos los debates sobre el quién es el mejor jugador del mundo para no dejar indiferente a ningún aficionado al fútbol. Tiene algo especial que le hace diferente y eso lo será para siempre.

 

David Soto

Periodista apasionado del marketing digital, las redes sociales y el blogging. Muy ilusionado con este proyecto que es mi blog personal :)