Ser constante es una de las premisas fundamentales a la hora de mantener un blog. Durante estos días de navidad no he podido trabajar en este blog como me hubiera gustado y me he dado cuenta de lo importante que es la constancia para todos los blogeros que semana a semana crean contenido pase lo que pase.

La constancia es un elemento fundamental para poder triunfar con nuestros blogs

La constancia es el único camino hacia el éxito en la mayoría de los casos pero cuando hablamos de mantener un blog personal o profesional, esto cobra aún mayor importancia. Un blog necesita de un trabajo constante día a día, o solo escribiendo, también de documentación, diseño, generación de ideas para nuevos post…

Si pensamos en un ejemplo de constancia en temas de blogs probablemente nos venga a la cabeza Carlos Bravo y su blog Marketing de Guerrilla. Os he hablado de este blog en otras ocasiones porque lo considero un ejemplo de constancia y una referencia para muchos de los que estamos empezando nuestro camino con nuestros blogs. Carlos mantiene una idea muy interesante y muy ligada al tema de hoy en  un post dedicado a la constancia. Habla de que hay que tener cuidado con esto de la constancia y pensar el porqué de nuestro trabajo constante porque puede ocurrir que “ser constante se convierta en la causa principal, reemplazando el objetivo inicial”. De esta forma, lo que se supone que es algo positivo se puede convertir en una obsesión cuando somos constantes por necesidad.

Alejádonos un poco de criterios personales, ¿por qué la constancia es fundamental para un bloggero?

La constancia y la credibilidad

No hay que rebuscar demasiado en internet o en perfiles sociales para encontrar blogs supuestamente profesionales que han sido abandonados o cuya última actualización data de hace un par de años. Un perfil abandonado da la sensación (al menos a mí) de poca credibilidad. Como he dicho otras veces, creo que la credibilidad y la confianza es fundamental para poder desarrollar cualquier trabajo en internet.

Profesionalidad

Muy ligada con la idea anterior. Si tomamos como modelo a las empresas que mejor funcionan en internet y que llevan muchos años haciéndolo, nos damos cuenta de que todas hacen de la constancia la base de su trabajo y su profesionalidad. En el caso de blogeros de éxito, el caso es similar. Sigo a muchos de ellos que actualizan dos o tres veces por semana. Si alguno de ellos cambia radicalmente su forma de trabajar y empieza a publicar cada dos semanas sin ningún motivo, su audiencia podría dejarle de lado por “romper” ese pacto no escrito entre el blogero y su audiencia.

A Google le gusta la actualización constante

Los expertos en SEO siempre hacen hincapié en la importancia de la constancia como elemento fundamental “para llevarnos bien con Google”. Además de ser pacientes y medir nuestros pasos tenemos que mantener una frecuencia de actualización constante. Desde luego que no vamos a ser constantes en nuestro trabajo solo para no tener problemas con el buscador pero siempre es importante saber que la constancia se premia también desde aquí.

La constancia suele estar ligada a la calidad

El esfuerzo de trabajar diariamente en documentarnos, escribir y seguir aprendiendo se refleja en el resultado final. A veces miro los primeros artículos de muchos bloggers de referencia y me doy cuenta de lo mucho que han evolucionado desde que comenzaron hasta ahora. Como en casi todo, la constancia es la clave para el éxito y cobra aún mayor importancia en el ámbito de internet donde todo evoluciona día a día.

Creo que siempre es interesante tomarse unos días y pensar en el porqué de nuestro trabajo. En este caso yo me he dado cuenta de lo importante que es ser constante para casi todo, pero más si cabe para mantener un blog y esforzarse día a día por mejorar y seguir aprendiendo. 

Sígueme en Feedly